Un viaje a la versión más lujosa de Marruecos para degustar una comida normal a un precio excesivo. Aquí se pagan “los extras”. Este es el retrato de Al Mounia, el restaurante árabe más antiguo de Madrid que desde 1968  sirve platos marroquíes y bereberes en un marco fascinante, gracias a los artesanos magrebíes que tardaron tres años en recrear la suntuosidad de un palacio marroquí en el centro de Madrid.

Al Mounia es un regalo para la vista. Sus mesas bajas, las telas, los azulejos, las arcadas, los mosaicos y los arabescos. Todo el restaurante marroquí es un sueño árabe en si mismo. Por tanto no extraña que en sus casi cincuenta años hayan acudido monarcas, políticos y artistas cuyo paso ha servido para imprimir a este local de un aire exclusivo y glamuroso. 

IMG_1223

Un restaurante marroquí único en su género

Se trata del restaurante marroquí y también árabe más célebre y más caro de Madrid, pero no el mejor. Me explico. Su exquisita decoración y los extras como el parking gratuito o los productos de higiene del baño son detalles que hablan de la categoría de este lugar, aunque no hay que olvidar que aquí se viene a comer. Hasta aquí los elogios.

Su carta indica “alta cocina marroquí” , si bien no propone nada nuevo respecto de la cocina tradicional marroquí. Y su comida está buena pero no es mejor que otros restaurantes árabes de Madrid. 

IMG_1192

Mi experiencia fue la siguiente. Pastela, cus-cus y unas brochetas kefta para compartir entre dos personas. La idea era probar los platos típicos de cualquier restaurante marroquí para comprobar si la fama de Al Mounia es merecida. He cenado en más de una docena de locales árabes en Madrid  y, por lo tanto, tengo una idea objetiva de esta gastronomía.

El cus-cus de pollo estaba bueno pero no supera a sus homólogos madrileños. Bueno sí, el precio. Frente a los ocho euros de media, aquí 23,50. Lo mismo sucede con la pastela. Valiendo 16 euros se pueden comer hasta cuatro en otros restaurantes e incluso mejores.Después, una brochetas de kefta que costaron 22 euros, cuando su precio normal es tres veces menor. Todo ello acompañado del vino marroquí Guerrouane “Les Trois Domaines”, el más barato (18 euros). Cerramos la cena con un dulce marroquí, tres euros la pieza, demasiado. Y un té, 7, 20 euros la tetera.

IMG_1152

Excesivamente caro para una comida buena pero no deslumbrante

En total 125 euros, 60 por cabeza para una cena completamente normal como cualquier restaurante marroquí de la ciudad. Gracias al descuento de una página web salió algo más barato, si no el precio sería una broma para lo que comes. Y es que puedo decir, sin equivocarme, que he probado de lejos mejores pastelas, cus cus y brochetas en Madrid.

Por cierto, durante la cena disfrutamos de un espectáculo de danza del vientre, cuya bailarina ya la hemos visto en algún otro restaurante marroquí de Madrid. Que decir tiene que fue fantástico pero algo largo, porque te resta intimidad en la cena. En otros locales, los espectáculos duran menos tiempo y te quedas con un buen sabor de boca.

IMG_1210

En resumen, la comida está buena pero si en la mesa coloco una pastela de Lavapiés, el cliente no notará  la diferencia. De hecho Al Mounia me decepcionó porque esperaba algo más que un sitio bonito para cenar, deberían reducir los precios y ajustarlos a la realidad de su comida. De lo contrario, es un crimen.

IMG_1171

Calle Recoletos 5

Barrio de Recoletos (Distrito de Salamanca)

Metro: Banco de España

Bus: 5, 14, 27, 45, 53 y 150

http://almounia.es/

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *