Hablar de Albahia es hacerlo de un autentico clásico de Lavapiés, de un restaurante marroquí popular y tradicional que se ha hecho un hueco entre las decenas de locales árabes que se ubican en uno de los barrios más castizos de la capital, transformado con el paso de los años en el barrio árabe madrileño.

CASA 1898

Albahia es el típico restaurante marroquí de comida barata y tradicional

Este local no deja de ser una casa de comidas, aunque en versión magrebí, es decir, platos ricos y baratos, pero nada de alcohol. Por ello la comunidad marroquí encabeza la clientela habitual de Albahia que destaca por su relación calidad-precio, su ambiente tranquilo y su atención rápida, eficaz y ante todo, amable.

Albahia ofrece un aspecto tirando a cutre por fuera, si bien una vez dentro este local sorprende por su calidez, con una decoración sencilla que cumple todos los tópicos de este tipo de locales: inspirada en elementos típicamente marroquíes y andalusíes, con arcos lobulados, yeserías en el techo, y una bancada decorada con tejidos granates y dorados que recorre el comedor, al que dota de un aspecto acogedor y tranquilo.

CASA 1885

La propuesta culinaria de Albahia recorre las recetas mas tradicionales de la cocina marroquí, con especial atención a los pinchos morunos, el cus-cus, el tajin, ensaladas y pastelitos árabes. No obstante, su carta es algo corta al ofrecer siete entrantes más las especialidades de pollo, ternera y cordero, así que hay que venir a comer los platos típicos, caseros cien por cien, que parecen traídos directamente de Marruecos.

 CASA 1889

En Albahia se puede comer cuscus, beber té o fumar una shisha

Nuestra cena consistió en ‘falafel’, que son croquetas vegetales de garbanzos y especias; ‘cus-cus’ de cordero, con verduras, pasas, cebollas y garbanzos; y la ‘pastela’, que es lo más rico, a mi juicio, de este lugar, y que se trata de un hojaldre de pasta filo relleno de pollo y con azúcar glass por encima. Todo ello acompañado con agua, pues como ya he mencionado aquí solo se sirve cerveza sin alcohol y el famoso té moruno de menta.  Eso sí, como en todos los restaurantes árabes, muchos de los clientes de Albahia vienen tan solo a beber té o fumar una shisha.

CASA 1893

El precio a la carta ronda los 15 euros con entrante, plato principal, bebida, pan y postre; y las raciones son generosas y abundantes, como si estuvieras en cualquier restaurante en Marruecos, donde el que no se sacia es porque no le gusta la comida. Albahia abre de 13.00 a 17.00 horas para el turno de comidas y de 20.00 a 01.00 para las cenas, todos los días, y aunque se da por descontado que no es un restaurante de moda en Madrid, éste en concreto dejara más que satisfecho a todo aquel que busque comida marroquí rica y barata en una tarde-noche de Lavapiés.

CASA 1884

Calle Lavapiés 3

Barrio de Embajadores (Distrito Centro)

Metro: Tirso de Molina y Lavapiés.

Bus: 6, 26, 32, 65.

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *