Dos mujeres comparten una charla mientras les cortan el pelo. De repente, una se levanta y se coloca su velo ante de irse. Esa es la dinámica habitual en el salón de belleza Masturah. Se trata de la única peluquería para musulmanas en Madrid.  Un lugar donde la mujer no tiene que dar explicaciones ni justificaciones por algo tan simple como cortarse el pelo. Un espacio que apunta hacia la diversidad cultural.

Peluquería musulmana en Madrid Masturah

Fue en 2014 cuando Yasmin Salem, una española de origen jordano-palestino, abrió Masturah, que en árabe significa recatada o cubierta. Lo hizo guiada por la necesidad de encontrar un lugar para cuidar la belleza que encajara con la forma de vida de las musulmanas. No era fácil para este colectivo ir a una peluquería. Primero por el desconocimiento del tipo de piel y cabello de una mujer que pertenece a una etnia diferente. Hasta el punto de que a muchas clientas sin velo las “echaban” de varias peluquerías al no saber tratar su pelo.

Masturah es la única peluquería para musulmanas en Madrid

Pero hay más problemas. Mirar constantemente a la puerta para ver si entra un hombre. Buscar siempre los últimos horarios de la tarde. Las continúas explicaciones por el velo. Los favores que hay que pedir para estar cómodas. Las malas caras hacia unas mujeres hartas de escuchar “Con lo guapa que has quedado, y ahora te tienes que poner el velo, que lástima”. Todo era un agobio.

Peluquería musulmana en Madrid Masturah

“Lo importante es llegar a una peluquería sin estar justificando tu vida”, afirma Yasmin. Y eso ocurre en Masturah. Situada en el barrio madrileño de San Pascual, a 300 metros de la Mezquita de la M30 de Madrid, en cuya región viven más de 270.000 musulmanes.

Y aunque en origen se planteó para las musulmanas, luego se descubrió como un lugar de encuentro para la mujer. Sin distinciones de religión ni clase social. Una conversa junto a una indonesia. Una cónsul de Emiratos Árabes junto a una cocinera marroquí. Una anciana del barrio y una mujer que al irse se pone un burka. Adiós prejuicios. Y todo ello en un simple salón de belleza. De hecho tan solo una vez en tres años, una mujer puso como condición que no la cortara el pelo una no musulmana.

Peluquería musulmana en Madrid Masturah

De hecho, Ángela, unas de las dos peluqueras no es musulmana. “Te sorprendería mucho lo que nos piden y lo femeninas que son”, afirma para romper otro estereotipo más. Aquel que dice que las musulmanas no se arreglan ni se cuidan. De repente interrumpe su trabajo porque un hombre asoma la cabeza tras la cortina en la entrada, pese al cartel que reza: Prohibida la entrada al género masculino.

Peluquería musulmana en Madrid Masturah

Aquí no se venden tintes ni mechas, sino una unión cultural. La diversidad es la riqueza. “Hasta las feministas están identificadas con Masturah”, relata Yasmin. Por eso tampoco hay fotos de mujeres en el local. “No hay un canon ideal, la belleza está en todas y cada una de las mujeres”, añade. Su negocio aspira a romper estereotipos. Pero también a hacer sentir cómoda a la mujer.

Los problemas que tenían las musulmanas para ir a la peluquería en Madrid

Porque el ambiente hacia las musulmanas les afecta. Las chicas entran con esas malas vibraciones. Sin embargo, una vez cerrada la cortina, respiran más tranquilas. Nadie las juzga. Y todas se escuchan. Aunque sea en distintos idiomas. Algo habitual dada las nacionalidades de sus clientas. Conversaciones cruzadas en francés e inglés. No obstante, el castellano y árabe son las lenguas más habituales en Masturah, que dona parte de sus ganancias a una ONG.

Eso se nota por la inscripción “subhanallah” (Gloria a Allah) que da cuenta del lugar donde nos encontramos. Aunque antes de irme Yasmin, que tiene una plataforma de empleo para las musulmanas y organiza desfiles de moda para este colectivo, quiere recordarme una cosa. “Masturah no es un guetto, es la embajada de la mujer“. Ahlan wa sahlan!!!

Peluquería musulmana en Madrid Masturah

Calle Antonio Calvo 9

Barrio de San Pascual (Distrito de Ciudad Lineal) 

Metro: Barrio de la Concepción, El Carmen y Parque de las Avenidas. 

Bus: 21, 48, 53, 122 y 146

Este artículo tiene 2 comentarios

  1. Masturah Responder

    El equipo de Salon Masturah quiere agradeceros el gran trabajo en la elaboracion del articulo y queremos tambien dar la bienvenida a todas aquellas mujeres que busquen una experiencia difierente. Os esperamos en nuestro humilde salón.

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *